Área Técnica
FitoCuadernos
Laboratorio


 

Aviso

AVISO: LAS CUATRO REGLAS DE LA SIEMBRA EN REMOLACHA AZUCARERA

LAS 4 REGLAS DE LA SIEMBRA EN REMOLACHA AZUCARERA

1. Revisar la sembradora.

  • Antes de salir a sembrar se debe revisar a fondo la sembradora (desgaste de rejas, discos, uñas expulsoras, platos, distancia entre cuerpos, protección de la toma de fuerza y de todos elementos móviles, etc, …) y realizar una calibración de la misma, asegurándose de que no se producen golpes dobles ni faltas. Debe hacer lo mismo si usted encarga la siembra a un tercero.
  • Durante la siembra se debe comprobar la profundidad de la semilla (1 a 2 cm) y la distancia entre semillas (14 a 16 cm). La velocidad de la sembradora no debe superar los 5 km/h.

2. Utilizar Variedades Recomendadas.

  • AIMCRA publica todos los años una lista de Variedades Recomendadas basada en los resultados obtenidos en  ensayos de campo durante los tres últimos años.
  •  Debido a la continua mejora genética, el potencial productivo aumenta cada año (en torno a un 2% anual). Por eso, la utilización de variedades que no aparecen recomendadas en la Lista anual de AIMCRA supone renunciar al menos al 5% del  rendimiento final. (aunque se trate de variedades que hayan estado recomendadas en años anteriores)

3. Sembrar lo antes posible, si se puede en febrero.

  • Cuanto antes mejor, siempre y cuando las condiciones de clima y suelo lo permitan. Lo ideal es entre el 15 de febrero y el 15 de marzo. Cada día de retraso, supone una pérdida del 0,6% de la  producción final, 2 semanas de retraso supondrían en torno a un 8% de pérdidas.

4. Imprescindible el riego de nascencia, aunque llueva.

  • Es la asignatura pendiente para algunos agricultores, especialmente en las provincias remolacheras más al norte.
  • Con el  riego de nascencia  el nacimiento es más rápido, más seguro, más vigoroso y sobre todo más uniforme.
  • A continuación de la siembra se debe realizar el tratamiento herbicida de preemergencia, e inmediatamente el primer riego, aplicando de 20 a 30 l/m2 si el suelo está seco. Cuando la semilla comienza a germinar se debe continuar con riegos cortos y frecuentes, de 3 a 6 l/m2 , que eviten la aparición de costra y completen el nacimiento.
  • El riego de nascencia aumenta la eficacia de los herbicidas de preemergencia y propicia un nacimiento uniforme de las malas hierbas en la parcela, lo que facilita su eliminación, permitiéndonos la realización a tiempo de las primeras aplicaciones con herbicidas de postemergencia.

VARIEDADES RECOMENDADAS EN 2007 ( por sus buenos resultados en los TRES últimos años)