Área Técnica
FitoCuadernos
Laboratorio


 

RECOMENDACIONES DE CULTIVO > Adversidades de la remolacha

Adversidades de la remolacha: Rizomanía

Información sobre la adversidad



Síntomas: Polymyxa betae es un parásito obligado de la remolacha que, por sí mismo, no produce ningún daño, pero es el vector (el vehículo de transmisión) del virus –muy agresivo- que produce la enfermedad de la Rizomanía.

Los síntomas son muy variables; en las hojas se presentan tanto clorosis generalizada y porte erecto, como marchitamiento repentino, o síntomas de carencias de microelementos o desequilibrio hídrico; en las raíces hay proliferación de raicillas laterales, estrangulamiento brusco de la raíz principal.

En corte transversal, la punta de la raíz presenta un marcado oscurecimiento de los anillos vasculares.

 

La Rizomanía se ve favorecida por la elevada humedad del terreno, temperaturas relativamente altas (superior a 20ºC) y mala estructura del suelo, condiciones que favorecen el desarrollo del vector y la propagación de la enfermedad

 

El hongo tiene una forma de resistencia que le permite sobrevivir en el suelo largos períodos de tiempo sin huésped vivo.

 

Distribución: Es una enfermedad grave en la zona de siembra primaveral de España aunque se ha detectatdo también en alguna parcela de la zona Sur.

 

Daños: Se trata de una enfermedad muy grave, que provoca grandes caídas de riqueza y rendimientos; puede llegar, en caso de fuertes infestaciones, a reducir el azúcar/ha en un 70%.

Además, favorece la podredumbre de la raíz por otros agentes patógenos (especialmente Fusarium spp)



Control de la adversidad

El único medio de frenar los daños es la utilización de variedades tolerantes a Rizomanía recomendadas por AIMCRA; permiten  mantener un cultivo rentable, sin caídas de rendimientos. No hay que olvidar que las parcelas contaminadas mantienen la enfermedad durante largos períodos, por lo que es preciso no abusar del cultivo, y alargar la rotación. Si se repite excesivamente el cultivo, aumentará el inóculo en el suelo y se rebasará el nivel de tolerancia de las variedades actuales, lo que pondría en peligro la continuidad del cultivo.

 

En la actualidad existen numerosas variedades de remolacha tolerantes a la Rizomanía cuyo rendimiento es muy próximo, incluso superior en algunos casos, al de las variedades convencionales en condiciones de sanidad, por lo que no merece la pena correr  riesgos con variedades sensibles: ¡el exceso de confianza es mal consejero a la hora de elegir las variedades!

Ver recomendación de Variedades Tolerantes a Rizomanía