Área Técnica
FitoCuadernos
Laboratorio


 

RECOMENDACIONES DE CULTIVO > Adversidades de la remolacha

Adversidades de la remolacha: Rhizoctonia

Información sobre la adversidad



Síntomas: Produce una podredumbre lateral de la remolacha que se manifiesta, inicialmente, por un marchitamiento de las hojas, que acaban secándose totalmente. En las raíces se observa una necrosis del tejido superficial que no penetra en los tejidos internos hasta que está afectada la mayor parte de la superficie de la raíz.

 

Este hongo produce también otro tipo de síntomas, como manchas necróticas negras en los peciolos, cerca de la corona, que aparece agrietada y necrosada superficialmente.

 

Sobrevive en restos vegetales y, en condiciones favorables, reanuda su crecimiento e infecta remolachas a través de las raíces, coronas o peciolos. El desarrollo de este hongo se ve favorecido por temperaturas altas (25-30ºC) y por suelos mal drenados.

 

Distribución: Rhizoctonia es un hongo habitual en todo tipo de suelos y está presente en las dos zonas remolacheras de España, aunque su ataque es más importante en la zona Norte


Daños: R. solani puede producir grandes pérdidas, especialmente en la zona Norte, con bajada de rendimiento y disminución de la calidad industrial de la remolacha.


Control de la adversidad

Según los ensayos realizados por AIMCRA, la aplicación de fungicidas autorizados, en pulverización convencional o a través del agua de riego por aspersión, no es efectiva contra el ataque de Rhizoctonia.

 

Como medida preventiva cabe destacar no repetir excesivamente la remolacha en la parcela (1 año cada 4), evitar las labores “en fresco”, evitar los encharcamientos tanto de la remolacha como del cultivo precedente y evitar la compactación del suelo.

 

Actualmente están plenamente establecidas variedades doble tolerantes a Rhizoctonia y Rizomanía que están dando buenos resultados en condiciones  de infestación y que deben reservarse para las parcelas enfermas. (Ver recomendación de variedades doble tolerantes)